A propósito del post de los Superalimentos (http://www.conmuchomoral.es/superalimentos), cuántas veces no habremos visto y/o leído artículos y mucha mas información de personas que viven y dedican su vida al fitness, y a todo lo que ello conlleva; es entonces cuando me digo: ¡Normal que tengan ese cuerpo, si viven para ello…!, convirtiéndolo en un trabajo.

Pero entonces ¿qué queda para el resto de los mortales?

Voy a compartir mi experiencia respecto a este tema, dejando claro que no soy ni preparador físico, ni nutricionista, ni entrenador, ni nada por el estilo, con la intención de hacer ver que no hace falta dejar de comer, hacer dietas inhumanas o vivir en el gimnasio para lograr resultados visibles y estar sano.

Soy una persona del montón que lleva años teniendo una vida sana y menos sedentaria, punto importante, no sólo de cara al aspecto físico, sino también a lo que respecta a la salud (dicho por lo expertos).

Entrando en materia, desde mi punto de vista, la clave está en seguir 3 grandes pautas:

1. Moverse. La idea es aprovechar cada oportunidad para no estar echados en el sofá de casa, activar vuestros cuerpos e ir andando siempre que se pueda.

Yo, particularmente, voy al gimnasio 5 días a la semana durante 1 o 2 horas, dependiendo del tiempo que tenga disponible; dos de ellos practico boxeo (es buenísimo hacer mucho ejercicio cardiovascular), los otros 3 días intento fortalecer sobre todo las piernas, glúteos y abdomen; intercambiando también con la parte superior del cuerpo.

Si tenéis muy poco tiempo, no os gusta ir al gimnasio, o simplemente no podéis permitiros pagarlo, aprovechad los minutos que tengáis disponibles para hacer ejercicios en casa; basta con 20 mins. al día y no tiene que ser nada muy elaborado; podríamos saltar la comba, una sesión dirigida de YouTube de yoga, zumba o, porque no, una sesión de bailes latinos para los más atrevidos. Lo importante es acelerar el corazón y MOVERSE.

2. Aunque parezca raro, no dejéis de comer. Es muy habitual que cuando las personas piensan en adelgazar deciden evitar y/o saltarse comidas del día, esto causa exactamente lo contrario de lo que realmente pretendemos, comer de forma descontrolada en la siguiente comida que hagamos.
Lo que podríamos hacer es comer más veces al día, lo que nos permitirá ingerir menos cantidades, y si queréis saber qué es más recomendable comer o no, imaginad que estáis en una cueva y que sólo podéis comer lo que hay alrededor, me refiero a evitar las harinas, comidas precocinadas y lo procesado en general, y a ser posible, aumentad el consumo de verduras y proteínas.

3. Por último, y no menos importante, tener los objetivos claros es fundamental; “Un sueño no se hace realidad mágicamente, se necesita sudar, determinación y trabajo duro.-Colin Powell”.

Espero que este post os sirva de algo, que sintáis ganas de salir a hacer deporte y respirar aire puro…

Si tenéis alguna duda, preguntad a vuestro médico, entrenador, o cualquier profesional que tengáis a la mano, haced preguntas aquí en los comentarios o compartid vuestra opinión o experiencia personal,  estaremos encantados de leerte y responder, recordad que hacer comentarios no cuesta nada =)

2 Comments

  1. Marinels M

    Responder

    Me encanta, reconozco que entrenar siempre me cuesta al principio, pero todo es empezar, cuando termino la sesión, salgo renovada y aunque cueste creerlo, con más fuerza y más activa. 💪🏽

    • Diane

      Responder

      A mi también me cuesta, pero cuando estoy allí solo pienso en aprovechar al máximo, además es el único rato que es mío y lo aprovecho mucho, y luego salgo renovada para seguir lidiando con la rutina y los niños!!!!! XD

Leave Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *